El Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente al mes de abril ha generado diversas interpretaciones en el mercado financiero. Una de ellas es la visión desde el enfoque de los inversionistas inmobiliarios, donde se destaca la importancia de relacionar la evolución del IPC global, en conjunto con la evolución de la componente del valor de los arriendos.

¿Quieres que te avisemos de novedades de este tema?

¡Te queremos informado y preparado!
Únete a la Comunidad BuscoDepa para comprar, arrendar o simplemente aprender como un experto inmobiliario.
Ingresa aquí abajo a nuestro grupo de WhatsApp (moderado, sin spam)

En notas anteriores hemos hablado de como se calcula el IPC, y como la canasta básica de productos y servicios que representa el consumo doméstico afecta en las decisiones cotidianas, además de representar tendencias de vida de los chilenos de forma objetiva.

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el IPC de abril de 2024 registró un aumento global del 0,5%, acumulando así un avance del 2,2% en lo que va del año.

Zoom al IPC de arriendos

Dentro de la canasta básica de servicios que calcula el IPC, una de sus dimensiones mide el costo de los arriendos en Chile. Esta variable fue uno de los servicios que más destacó por su incremento, registrando un alza del 0,5% en el mes de abril y acumulando un aumento del 3,3% en lo que va del año.

Esto entonces nos da a entender que la variación de precios de arriendo ha sido superior a la variación de precios global de los bienes y servicios que consumen los chilenos, o mejor dicho, a la inflación o devaluación de nuestro peso chileno.
Esto demuestra ser una señal positiva para los inversionistas inmobiliarios, quienes tendrían un margen de variación de precios en los arriendos a percibir por sus propiedades de inversión de un 1,1%  por sobre la inflación para lo que va de 2024.

 

El arriendo le gana a la inflación

Desde el punto de vista del inversionista del inmobiliario, o mejor dicho, analizando la inflación del inversionista, el costo de las propiedades (en UF) o de los dividendos (en UF), sube más lento que el ingreso a percibir por esas propiedades (arriendos), lo que implica que la variación positiva de la inflación, se compensa con la mayor variación del valor de los arriendos, dando así una señal de protección en la rentabilidad de una inversión inmobiliaria de comprar para arrendar.

El comportamiento del IPC durante el mes de abril destaca la importancia de considerar diversos factores económicos al evaluar el impacto en la rentabilidad de los inversionistas inmobiliarios. Aunque el aumento del IPC y del precio del arriendo pueden ser indicadores de una inflación moderada, otras visiones deben ser tenidas en cuenta para tomar decisiones informadas con los datos que realmente afectan nuestras decisiones de inversión.

Loading