Acceder a un crédito hipotecario es un paso crucial para alcanzar el sueño de tu departamento propio. Sin embargo, para ser considerado sujeto confiable por las entidades financieras, es necesario cumplir con ciertos requisitos y seguir pasos específicos. A continuación, detallamos una guía completa que te ayudará en este proceso:

1. Bancarizarse

El primer paso es establecer una relación con una entidad bancaria. La bancarización no solo facilita la administración de tus finanzas, sino que también crea un historial financiero que será evaluado por los bancos al considerar tu solicitud de crédito hipotecario.


2. Contrato de Trabajo

Contar con un contrato laboral de 6 a 12 meses es esencial. Cada entidad financiera tiene sus propias políticas respecto a la estabilidad laboral, por lo que asegúrate de cumplir con los requisitos específicos del banco, mutuaria o cooperativa al que planeas solicitar el crédito hipotecario.


3. Historial Crediticio

Mantener un historial crediticio positivo es crucial. Asegúrate de cumplir con los pagos de tus deudas y tarjetas de crédito de manera puntual. Un historial crediticio sólido aumenta tu solidez financiera y mejora tus posibilidades de obtener un crédito hipotecario con condiciones favorables.


4. No caer en DICOM

Evita estar registrado en el DICOM (Directorio de Información Comercial). Este registro es consultado por diversas instituciones para evaluar el riesgo crediticio de los solicitantes. Mantente libre de deudas impagadas o atrasos para mejorar tu perfil crediticio.


5. Importancia del Pie

Ahorra para el pie, que es el porcentaje del valor de la propiedad que debes aportar al momento de solicitar el crédito hipotecario. Un pie substancial no solo reduce el monto del préstamo, sino que también demuestra tu capacidad de ahorro y compromiso con la inversión.


6. Considera que puedes comprar según tu ingreso familiar

Existe un cálculo referencial que permite calcular de forma rápida y conservadora el valor de la propiedad al que podrías alcanzar según tu ingreso familiar. Te dejamos un ejemplo:

  • Si ganas $1.200.000 de pesos o más, podrías optar por una propiedad de $60.000.000, es decir, 50 veces el ingreso familiar.
  • Para comprar una propiedad de $100.000.000 de pesos, debes ganar arriba de $2.000.000 mensuales.

Es crucial evaluar tu capacidad financiera y ajustar la elección de la propiedad según tus ingresos para garantizar una compra responsable y sostenible.


En resumen, para convertirte en sujeto de un crédito hipotecario, es fundamental cuidar cada aspecto de tu perfil financiero. Al seguir estos pasos y mantener una sólida posición crediticia, estarás más cerca de hacer realidad tu sueño de adquirir una propiedad. Recuerda consultar las políticas específicas de cada entidad financiera y adaptar tu enfoque según sus requisitos.